La UCAMI recibió casi $200 millones de la Provincia, exigen que bajen las cuotas y un plan de pagos para los estudiantes

Pese a financiarse con fondos públicos, la universidad aplica cuotas mensuales abusivas y excluyentes. La diputada provincial Giuliana Perini exigió la urgente retracción de las cuotas y un plan de pagos para estudiantes que no pudieron mantenerse al día por la crisis económica.


Cerca de 200 millones de pesos del Presupuesto General de la Administración Pública Provincial 2020 fueron destinados a la Universidad Católica de las Misiones (UCAMI), una institución que se creó con aportes del Estado provincial y que pese a gozar de esta financiación pública, mantiene un régimen de gestión privado y excluyente, que motivó en este año atravesado por la pandemia mundial de coronavirus, un fuerte malestar por parte de alumnas y alumnos que no pueden hacer frente al exorbitante aumento en las cuotas mensuales que cobra la institución.
El segundo aumento del año de la UCAMI, elevó la cuota mensual a 18.000 pesos, situándola incluso por encima del Salario Mínimo Vital y Móvil, que en la Argentina es de 16.875 pesos. Pero además, este incremento se realizó con posteridad al DNU N° 297/2020 de aislamiento, social, preventivo y obligatorio, en el marco de una coyuntura económica de extrema vulnerabilidad para las familias argentinas.

“No es ético aumentar las cuotas en este contexto”
Mientras el alumnado de la UCAMI se manifiesta y exige la retracción del costo de las cuotas, para poder seguir estudiando, en la Legislatura Provincial de Misiones es la diputada Giuliani Pierini (Partido Agrario y Social), quien viene ejerciendo un acompañamiento activo al justo reclamo de las y los jóvenes que cursan carreras en esta institución educativa.
“No es razonable ni ético que en el medio de una situación tan delicada como la que estamos atravesando, donde tanto el Estado como la sociedad están realizando grandes esfuerzos para hacer frente a la pandemia, desde una universidad creada y financiada con fondos públicos, se de lugar a estos aumentos que directamente impiden a alumnas y alumnos mantenerse en la universidad. Se debe retrotraer las cuotas de manera urgente y evitar que este tipo de excesos se repita a futuro” indicó al respecto la legisladora Perini, quien en la última sesión de la Cámara de Representantes presentó un proyecto solicitando la “suspensión de los aumentos sobe los aranceles de las cuotas correspondientes a los meses que dure la emergencia sanitaria” y la instrumentación de un “plan de pagos para los alumnos que a raíz de la gran crisis por inactividad laboral no pudieron estar al día con los aranceles mensuales u obligaciones pecuniarias”.
La diputada entiende que “es abusivo tener como única alternativa el aumento de cuota como condición para seguir estudiando, más aún cuando no hay otra oferta académica similar dentro de la provincia. Lamentablemente no contamos con universidades públicas en el área de la Salud. Es una pena que teniendo un Hospital de excelente categoría tengamos que depender de que nuestros jóvenes tengan que pagar sumas exorbitantes para poder recibirse y sean nuestros potenciales profesionales médicos”.
Así mismo, la legisladora mencionó que prácticamente “todas las instituciones educativas de gestión privadas están manejándose solidariamente en relación a las cuotas y atendiendo este presente sumamente difícil para toda la ciudadanía. Los aumentos de la UCAMI van en contra de ese espíritu solidario”.

“Nos quitaron hasta el descuento del 10%”
El elevado costo de las cuotas, que pone en riesgo la continuidad de muchos estudiantes de la UCAMI, no es el único obstáculo con el que debe lidiar el alumnado. “Por falta de conexión o de computadoras, incluso de servicio eléctrico en algunos casos, muchos alumnos no pueden estudiar. Se ha perdido la inmediatez tanto con profesores como con otros alumnos y con autoridades, se han suspendido todas las practicas, no hay ninguna actividad en desarrollo en la sede de la universidad ni en el campus, no hay prácticas profesionalizantes que garanticen a los estudiantes avanzados que se puedan recibir este año en tiempo y forma” admitió un alumno que eligió el anonimato como forma de evitar posibles consecuencias.
“La universidad nos privó del único beneficio que se nos brindaba, el descuento del 10% del arancel, otorgado a meses de comenzar la pandemia, que era una ayuda importante para muchos de nosotros, y fue anulado de un momento a otro, sin previo aviso, y sin haberse considerado que existe un marcado empobrecimiento de la población y una profunda crisis en el país, que se agudiza día a día. Muchos de los alumnos, y sus familias, no contamos con un ingreso estable para poder sustentar el arancelamiento actual, poniendo de esta manera en riesgo la continuidad de los estudios” relató otra alumna.
Un tercer estudiante consultado, subrayó que “hemos elegido estudiar y forjar nuestro futuro en esta Universidad, y la mayoría de las carreras dictadas no se encuentran como oferta académica en las universidades públicas de nuestra ciudad, por lo que en gran medida estamos cautivos de las decisiones que se toman en esta institución, que no siempre son equitativas”.

Financiamiento público, gestión privada
Como se mencionó al principio de este informe, la Universidad Católica de las Misiones (UCAMI) percibe cerca de 200 millones de pesos al año, contemplados por el Presupuesto General de la Provincia.
Pero el primer aporte de fondos públicos a este emprendimiento educativo de carácter privado, se dio en diciembre de 2009, cuando el entonces gobernador de la Provincia, Maurice Closs entregó a la Diócesis de la Iglesia Católica de Posadas un subsidio de dos millones de pesos (unos 540 mil dólares entonces), para iniciar la infraestructura básica.
Hacia 2012, el monto total de los subsidios otorgados por el Estado provincial al proyecto de la UCAMI alcanzaba los 15 millones de pesos. Y en 2014, la Provincia sumó un aporte de 8 millones de pesos (800 mil dólares entonces) a la Fundación Jorge Kemerer, también a modo de subsidio para la “la adquisición de materiales de construcción para la continuidad de las obras destinadas para el Campus Universidad Católica de las Misiones” (decreto Nº964/14).