El campo advierte que con más impuestos se frenará la producción

Afirman que el proyecto oficial no tiene en cuenta la naturaleza y la diversidad de las empresas agropecuarias.
“Viejas recetas, poco estudiadas, con grandes falencias técnicas y poca impronta intelectual”. Así definieron desde Confederaciones Rurales Argentinas (CRA) el proyecto que analiza el oficialismo de un “Aporte Extraordinario Solidario”.

En un comunicado sugestivamente titulado “Impuesto al progreso”, la gremial dirigida por Jorge Chemes afirma que el proyecto “no tiene en cuenta las características productivas del país, y no por animosidad, sino simplemente por desconocimiento”.

“No tener presente la heterogeneidad del sector y de sus distintas cadenas puede tener consecuencias graves, como en el caso de las actividades extensivas particularmente donde el recurso tierra tiene un alto peso en el capital invertido pero que no genera una rentabilidad por sí mismo acorde a su cuantía, sino que forma parte del sustento productivo y solo aporta al proceso de producción con su “costo de oportunidad”, es decir, su uso alternativo más probable que es el de alquiler. O en aquellas otras como las Economías Regionales donde el proceso de producción implique altas inversiones por unidad como la vid, el ajo, los cítricos, olivos y tantos otros”, explicaron desde CRA.

“Si a la hora de desarrollar proyectos de este tipo, no se tienen en cuenta las particularidades de las cadenas agroindustriales y especialmente como se compone el resultado económico de la producción, los incentivos para salir de los esquemas productivos de alta inversión serán muy grandes y afectarán los resultados productivos y el perfil comercial del País en el corto plazo”, afirma el comunicado. Según el responsable del Depto. Económico de CRA, Matías Lestani, hoy el 77% del Ingreso del productor termina en manos del Estado, con el 23% restante el productor debe pagar todos los costos de producción, vivir y reinvertir.

Desde la gremial compararon la situación local con la de países vecinos. En Uruguay, según CRA, los productores de leche, arroz, frutihortícolas y los ganaderos de menos de 1000 hectáreas reciben la devolución del IVA en las compras de gasoil (insumo productivo esencial en estas actividades). Los productores gozan de regímenes tributarios simplificados, la mayor parte de los insumos agropecuarios están exentos de IVA. Del Impuesto al Patrimonio (IP) quedan exentos aquellos productores que el valor de sus activos no supere los U$S 1,6 Millones. El impuesto a las Ganancias que grava al agro es mayormente el impuesto a la enajenación de Bienes Agropecuarios su tasa mayor es de 2,5%.

En el caso de Brasil, competidor mundial de importancia, el comunicado afirma que a partir de la década del ‘90 con el cambio de política respecto al sector eliminando los impuestos a la exportación, que dieron como resultado una expansión en el área de producción y un aumento de la inversión colocándolos cómo un jugador clave en el concierto mundial.

“Aquí todavía se sigue focalizando el esfuerzo impositivo gravando la producción y no el resultado, esto es un criterio anacrónico, que desalienta la inversión, el desarrollo y solo contribuye a aumentar la inequidad fiscal”, afirmó CRA.

Clarín