Yerba: “Nación quiere pisotearnos con los precios pero no bajan un solo impuesto, basta, déjense de joder”

MISIONES. La amenaza del ministro de Producción, Matías Kulfas, generó enojos y temores en el sector productivo yerbatero que por primera vez en décadas, venía viendo una mejora en sus ingresos recibiendo por kilo de materia prima, un 75% más que el precio oficial fijado por debajo del valor real del producto. Cabe recordar que, Argentina tiene una presión tributaria que ronda el 50% entre los tres estados: municipales, provinciales y el nacional, por lo que la mitad del costo de un paquete de yerba en góndola son impuestos y aportes, y la otra se reparte entre toda la cadena que produce y comercializa. De cada 200 pesos por kilo al consumidor, 100 pesos se lo lleva el Estado.  

El funcionario nacional tuvo una reunión virtual con el sector industrial que solicitó elevar el precio en góndola dado que están pagando al sector productivo un 75% más de lo fijada, es decir 35 pesos por kilo de hoja verde.

Kulfas, disgustado con el INYM por permitir que se les remunere más a los  productores, amenazó con aplicar la Ley de Abastecimiento sino no reduce el pago a estos, medida que limitará las exportaciones haciendo caer mercados que llevaron muchos años para lograrse, entre ellos los de medio oriente. Estos mercados terminarán por recurrir a Brasil para abastecerse y serán irrecuperables. 

En ese sentido, el secretario de APAM, Cristian Klingbeil, opinó sobre la situación. “Si el gobierno bloquea las exportaciones con la Ley de Abastecimiento, los grandes molineros que exportan a Siria se podrían ir a Brasil. Las exportaciones nos dio aire en la actividad yerbatera. Un tiempo nos van a comprar para poder exportar pero cuando Brasil tenga toda la producción, olvidate, ¿hacemos mermelada de yerba para poder vender?”, analizó.

“Veníamos bien con el precio, repuntando, mejorando, mejor para las tarefas, y ahora pisotear el precio, bajar 15 pesos para el productor, las consecuencias las van a pagar los productores, los tareferos, secaderos que se pueden fundir, esa diferencia se va a llevar puesta a varias empresas. En una provincia donde la única actividad que se está moviendo es la yerba, que se nota, el productor está construyendo, repara el tractor, el camión, el auto gracias al valor de la yerba y ahora vamos a retroceder el precio, es una catástrofe, nos pasa con todos los gobiernos, miran lo que pasa en las góndola de los grandes centros urbanos y no les importa el daño que pueden causar en una actividad y en una provincia porque el té y la madera están con serios problemas”, fustigó. 

“Nación quiere pisotearnos la cabeza con los precios pero no bajan un solo impuesto, da una bronca muy grande y los resultados van a ser catadrtóficos para la provincia, no podemos ser la variable de ajuste, ya basta, déjense de joder”, finalizó.      

 

Durante décadas el precio de la yerba estuvo por debajo de lo que fijaba el ente regulador. Esto ocurría porque sobraba materia prima respecto a la demanda, pero en los últimos años se invirtió la balanza con el aumento del consumo de yerba y las exportaciones, como así también el factor clima que con las sequías del año pasado, redujo la oferta. También influyó “El mal de la Tela”, una de las pestes que afecta la planta. 

Esta mayor demanda y menor oferta en plaza forzó a que el precio subiera por encima del valor regulado de la materia prima. Por ello, Kulfas advirtió que buscará mantener un precio artificial en góndola obligando a que se le pague menos por kilo al productor. 

La Ley de Abastecimiento limitará las exportaciones para forzar a que se baje el precio en el mercado nacional, razón por la que presiona al INYM para que al productor no se le pague más de 20 pesos por kilo.