Remisero le cobró $950 desde la terminal a Sisten Vik: La ordenanza de taxímetros sigue sin aplicarse

OBERÁ. Ezequiel denunció en las redes sociales que un remisero a bordo de una camioneta le cobró 950 pesos por un viaje entre la terminal de ómnibus y el barrio Sisten Vik, distante a unas 40 cuadras.

“¿Por qué los remiseros de la terminal (no todos) se abusan y te cobran tan caro?”, se preguntó explicando “Recién viajaron mis chicos a su casa, llegaban de pasar sus vacaciones, y desde la terminal hasta Villa Vik un remis (señor de edad camionetita color roja) le cobró $950, y como excusa puso que por la cantidad de bolsos”, contó reflexionando “No podes cobrarle esa barbaridad por los bolsos… si no quieren ser estafados, no viajen con los remises de la terminal, y si lo van hacer, antes de subir pregunten cuánto le cobrarán hasta su destino”, expresó.

Consultado por este medio, Ezequiel no pudo precisar a qué remisería pertenece el móvil que le cobró casi mil pesos por poco más de 3 kilómetros: “No sabría porque fue la madre de mis chicos que tomó el remís en la terminal”, dijo.

 

ver:

A UBER no le conviene venir a Oberá; remiseros que cobran cualquier tarifa y la ordenanza reguladora que no se aplica

 

Meses atrás se anunció el desembarque de Uber en Misiones, más precisamente en Posadas e Iguazú. Consultado con remiseros, consideraron que “a Uber no le conviene venir a Oberá porque son pocas cuadras”. Cabe recordar que el sistema no solo posee tarifas más baratas porque son vehículos particulares y no cumplen con las regulaciones de los taxis y remises, sino también indica el valor del servicio antes de subir al vehículo, y el perfil del conductor a fin de dar seguridad.

Por otro lado, existe una ordenanza vigente para implementar de manera obligatoria los taximetros, aparatos que le permiten ver al pasajero la tarifa real a medida que el vehículo avanza. Pero no se aplica. Los remiseros ponen resistencia a la regulación de la tarifa aduciendo que el remis no es un taxi, y el valor debe ser consultado por el pasajero antes de subir o al llamar a la remisería, para “evitar abusos”.

El taxímetro es un aparato que tiene una tarifa fijada conocida como “bajada de bandera” desde el momento que el pasajero se sube al vehículo y la “ficha” que va sumándose por tiempo o cuadras visible en una pantalla para el usuario. Además emiten un comprobante al final del recorrido como cualquier comercio.

En Oberá hay solo 10 taxis ubicados en la terminal y 281 remises, por lo que este tipo de transporte “de alquiler” según su definición pero de uso público (porque cualquiera lo puede tomar). Sin embargo, hay resistencia por parte de los conductores a utilizar aparatos (taxímetos) que clarifiquen ante el pasajero la tarifa cobrada como marca la ordenanza aprobada en 2016 por el Concejo Deliberante.

 

No se cumple: Ordenanza exige al Concejo fijar tarifa de remises, Audiencia Pública, uso de taxímetro y pintura estandarizada

 

En 2016, se aprobó la Ordenanza N° 2491 “Reglamento y fijación de tarifas de Servicio Público de Remises” que regula la actividad. La misma establece en el Artículo 5° que los “Remises” tendrán una tarifa única y obligatoria (como los colectivos), que será tratada en audiencia pública y evaluada por el Concejo Deliberante que fijará un monto preciso, idéntica regulación al transporte público de pasajero colectivo.

“Los reajustes tarifarios se realizará siguiendo la metodología de cálculo que se establezca por Ordenanza sobre la base de cálculos efectuados por el Organismo de Aplicación, siempre manteniendo criterios diferenciales para la tarifa entre ambos; no pudiendo ser la tarifa base del Remis menor que la que la del servicio de Taxi”.

A 4 años de la norma, aún el poder ejecutivo municipal no hace cumplir el Artículo 15°, donde se exige que los vehículos afectados al servicio de remises, deberán cumplimentar los requisitos:
k) Todo vehículo debidamente habilitado deberá contar, sin excepción alguna con un Reloj
odómetro que deberá estar ubicado a la vista del usuario, el mismo deberá proporcionar la
información necesaria al usuario respecto a importe a abonar, tiempo de espera, distancia
recorridas, comprobante y cualquier información requerida a tal efecto.

Además, también se fijó la implementación de un color estandarizado que los distinga de autos particulares, independientemente de la empresa a la que pertenezcan, tal se utiliza en otras ciudades como Resistencia o en sus similares servicios de radio taxi.

inciso i) Los vehículos deberán ser pintados de un color estandarizado y uniforme que será
determinado por la autoridad de aplicación. Con las inscripciones, identificaciones
exteriores e interiores, escudo heráldico y logos que determine el Departamento Ejecutivo
mediante la reglamentación respectiva que permitan su identificación rápida en la vía
pública.
j) Las unidades deberán estar identificadas en el parasol con el nombre de la empresa
Licenciataria, obleas requeridas y numero de móvil. De igual manera en la luneta trasera,
que no obstaculicen la visión. Quedando los laterales del vehículo para la colocación de n°
de móvil, marca (logotipo, isotipo, isologotipo) slogan de la empresa y/o cualquier
inscripción de contactos (telefono. e-mail. Etc).