Anderssen dijo que no seguirán pagando a EMSA hasta que se clarifique la deuda



OBERÁ. Intereses de la deuda generada en 2016, durante la administración de Rafael Pereyra Pigerl, sumado a los atrasos en los pagos terminaron en una reunión tensa entre el presidende de la Cooperativa más importante del interior y la empresa estatal distribuidora.

El miércoles, los adminsitradores de la CELO se reunieron en Posadas con Guillermo Aicheler, titular de Energía de Misiones, contadores y asesores. La cosa no terminó bien, hubo tensión y algunos se levantaron de la mesa.

Pedro Anderssen, acompañado por su vice Néstor Mattos, el gerente Claudio Pace solicitó que se le detalle qué se está pagando a EMSA y dado a que no llegaron a un acuerdo, retornó a Oberá con los 40 millones que había llevado para abonar la factura mensual.

En 2018, el entonces presidente Carlos Ortt firmó un convenio con Energía de Misiones (ex EMSA) para abonar una deunda de 90 millones de pesos más otros 30 en intereses, generada en la adminsitración del ahora diputado provincial. El acuerdo establecía la cancelación de la misma mediante varios cheques de entre 1,5 y 2 millones de pesos, además de trabajo técnico. Los punitorios serían quitados siempre y cuando la CELO abonara la factura mensual antes del 10 de cada mes, cosa que no ocurrió dada la situación económica, según explicó Jorge “Coki” Duarte, Secretario del Consejo de Administración.

De esa deuda, se pagó la totalidad del capital pero continúan generándose intereses.

“Se planteó en la reunión que se reformule eso, porque pagamos todo el capital pero está generando un margen de interés y necesitamos que se tome una definición” explicó Duarte recordando que también se planteó el tema al vicegobernador meses atrás, y al ministro a Hacienda, ya que es una decisión política modificar el sistema de intereses.

Puntualizó que todos los meses la factura de la CELO con EMSA ronda los 52 millones de pesos, aunque la mismo vino a la baja debido a una caída en la actividad de los aserraderos. De ésto, todos los meses vienen abonando el 80 del total de la factura.

“El convenio fue hasta diciembre, y apartir de ahí comenzamos a pagarle el 80 %, pero siempre vamos enviando dinero y el mes al que ellos imputan el pago, es lo que no tenemos una claridad, los contadores allá no nos quisieron dar el detalle”, aseguró, “no teníamos precisión de lo que estábamos saldando, nosotros entendemos que vamos saldando el remanente de cada mes” y detalló “se pagó enero el 80% y queda un 20% y eso de febrero a marzo se terminó y entendemos que con el dinero que remitimos, se terminó de saldar pero no noso quieron dar detalles y eso es lo que molestó a nosotros, y es por eso que se tomó esa decisión, de no pagar” en referencia a los 40 millones que volvieron en Oberá.

Según fuentes, la deuda total con EMSA rondaría los 275 millones de pesos, cifra a la que Duarte dijo “habría que ver cuánto va a arrojar los intereses de ese convenio que se va a sumar a la deuda que se viene arrastrando”.

Comparó el sistema de interses “por Kilowats” del convenio con el Fondo Monetario Internacional: “está dolarizado y afecta a todas las cooperativas”.

Por último, desmintió que haya habido amenazas por parte de EMSA en cortarle el suministro a la CELO, no obstante reconoció que varios funcionarios tensos por la situación, se levantaron y retiraron de la reunión.



Anuncios