Un mes de las usurpaciones: la jueza dice tener “las manos atadas” y analizan hacerle un jury

OBERA. Se cumplió un mes de la toma de tierras en Stemberg y lejos de resolverse, continúan llegando camiones y camionetas baja tablas y chapas para seguir levantando viviendas precarias. Mientras tanto, los propietarios de las tierras intrusadas que ya presentaron toda la documentación y vecinos del barrio 180 viviendas reclaman por la inacción judicial que demora la orden de desalojo.

“La jueza nos dijo que tiene las manos atadas, hay niños de por medio y después le van a caer a ella” comentó el gastronómico Carlos Larré, uno de los dueños afectados por las usurpaciones tras la audiencia en el Juzgado de Instrucción Uno con la magistrada Alba Kunzmann de Gauchat.

Esta insólita respuesta de quien tiene la potestad de librar la orden para desalojar las tierras que cada día tiene algún habitante nuevo, muchos que ni siquiera son de Oberá, la dijo en referencia a las cuestiones de Derechos Humanos entendió Larré.

Cabe recordar la ministra de Derechos Humanos de la provincia, Lilia “Tiki” Marchesini, repudió organizando reuniones cuando meses atrás, la municipalidad improvisó un desalojo en el predio de la ex reserva Mbotabí, en Sixtem Vik, momento oportuno ya que apenas se estaban instalando, lo que generó un enorme revuelo.

La presencia de niños en los lotes complica el desalojo. En ese sentido, desde la municipalidad aseguran que todos los menores detectados tienen un lugar donde estar y no quedarían desamparados, ninguno se encuentra en situación de calle.

 

Gauchat les solicitó conseguir nombres de los ocupantes que están en sus tierras, información que los propietarios ya obtuvieron, en total 40 personas, y aportarán este martes al Poder Judicial. Sin embargo, es innecesario, dado que estos datos están en poder del municipio que realizó el censo, material al que la justicia tiene acceso, por lo que hacerle ese absurdo pedido a los afectados es solamente dilatar en el tiempo el asunto, entienden los propietarios.

Por esto, uno de ellos advirtió que presentará un recurso contra la magistrada con el patrocinio de un abogado de Posadas “porque acá no confiamos en nadie”. Al parecer, el único paso a seguir es iniciar un juri explicó Larré quien, en conjunto con los otros afectados, buscaron asesoría legal ante la situación.

 

Los usurpadores se asentaron en varios sectores en la zona de Balcarce y avenida Yerbal Viejo. En el país donde todo es al revés, la justicia aún no ordenó el desalojo pero sí le exigió presentar toda la documentación a los propietarios que acrediten pertenencia de las tierras e impuestos al día.

El comerciante gastronómico detalló “yo ya presenté todos los papeles, títulos, planos, obras arriba, impuestos, fotos, todo lo que me pidió (la jueza) y también firmé el permiso para que la municipalidad pueda entrar a hacer el censo” y agregó  que los asesores legales le confirmaron que con todo lo que presentó ya debería haberse llevado a cabo el desalojo. Además amplió la denuncia contra Hugo Silva (detenido con preventiva por instigación) y Ricardo Dos Santos, el otro cabecilla en las intrusiones de Stemberg e hizo una tercera ampliación de denuncia en la fiscalía.

 

Los frentistas que habitan el barrio Iprodha afirman que son víctimas de insultos y piedras arrojadas a diario en sus casas, sobre todo durante la noche. A esto se suma el humo de los fuegos que realizan quemando vegetación. “Tenemos miedo de salir, de dejar la casa sola” describió una vecina.