Un revólver 38 con dos tiros percutados fue encontrado en la casa del aduanero muerto, la mujer está detenida

OBERA. El aduanero hallado sin vida dentro de su casa en barrio Hultgren presentaba dos orificios provocados por el impacto de un arma de fuego pese a que el informe preliminar de la policía fue que no tenía signos de violencia y se caratúlo en principio como muerte dudosa.

César Oscar Paganeto, de 65 años, fue hallado en la noche del lunes en su casa, ubicada en la calle Cabo de Hornos y avenida Berrondo, de la ciudad de Oberá. El hombre estaba tendido en un pasillo interno entre la cocina y su habitación.
Alrededor de las 22:30, personal de una empresa privada de salud trasladó a socia Luisa Báez, de 61 años, desde su casa hasta su base central fines de brindarle asistencia, ya que la mujer es paciente asidua ya que padecería demencia senil. Mientras la estaban atendiendo la mujer confesó que su esposo había fallecido en su vivienda.
La mujer fue demorada. Además, realizaron la prueba de parafina al aduanero y a su esposa.

Efectivos policiales y de criminalística realizaron un allanamiento en la vivienda del fallecido, sobre la calle Cabo de Hornos y avenida Berrondo, donde hallaron y secuestraron un revólver Colt calibre 38 con capacidad para seis disparos. En el tambor tenía cuatro proyectiles intactos y dos percutados.

Por otra parte, dio positivo la prueba de Parafina (pólvora) practicada a Luisa Baéz, quien se encuentra detenida en una clínica privada en averiguación del hecho. Las puertas no fueron forzadas y se descarta un intento de robo o venganza. Paganeto recibió dos balazos y se le detectaron restos de pólvora también en una de sus manos que pudo ser producto de un forcejeo.

La causa está a cargo de la jueza de Instrucción Uno, Alba Kunzmann de Gauchat.