Denuncias de mala praxis en varios hospitales misioneros

JARDIN AMERICA. En el juzgado de Puerto Rico se lleva adelante un juicio por mala praxis a una médica de Jardín América, luego de la muerte de un bebé en el hospital local.

Ramona Cáceres ingresó el 28 de septiembre al hospital de Jardín América con contracciones, la médica que la atendió le dijo que era una infección urinaria, quedó internada y el 30 de septiembre nació su bebé, que por falta de atención profesional falleció.
La familia denunció mala praxis y la fiscalía pidió que la doctora Gabriela Rában sea penada con un año de prisión en suspenso y cinco años de inhabilitación para ejercer funciones. En tanto, la defensa acusó a las “falencias sanitarias” según difundió El Show de los Impactos.

Según su familia el primer diagnóstico fue que presentaba una infección urinaria pero ellos aseguran que según la autopsia murió por una infección abdominal.  La familia pide justicia, hay una denuncia y una investigación en curso. Desde el Hospital aseguran que fueron ellos quienes pidieron la autopsia para dar luz sobre lo sucedido y confirmaron que si bien había un pedido, a la fallecida no se le hizo una ecografía. Hoy por la tarde hay una macha en pedido de justicia.

En otro caso ocurrido en el mismo hospital, una mujer de 25 años entró con dolor abdominal y murió horas después.
Según relató Ester Sosa a Radio Libertad, Marta ingresó con un fuerte dolor de panza. El médico le diagnosticó infección urinaria y quedó internada. Por la madrugada tuvo fiebre, convulsionó y falleció.

La familia realizó la denuncia en la comisaría local ya que dicen hubo omisión por parte del personal del hospital. Se solicitó la autopsia para saber puntualmente que le produjo la muerte.

En San José, dos médicos fueron imputados por la muerte de un niño de 6 años que ingresó al nosocomio local y fue diagnosticado con una gastroenteritis, pero la autopsia determinó que tuvo una infección por peritonitis a causa de una apendicitis que nadie detectó a tiempo.

Pero algo tan básico como no detectar una apendicitis no ocurre solamente en hospitales de segunda y tercera categoría en complejidad, también pasa en el Samic de Oberá, uno de los tres más importantes de la provincia.

Carolina C. denunció el año pasado que su hijo de cinco años enfermó comenzando con un dolor abdominal y vómitos, para luego tener cólicos y la panza hinchada. En ese momento recurrió al nosocomio local donde lo medicaron y le mandaron a la casa, pero como no mejoraba recurrió nuevamente al hospital. Hasta ese momento le decían que era gastroenteritis, pero la ecografía no se la hicieron y estuvo 11 días hasta que de urgencia  lo trasladaron a Posadas donde lo operaron. Tenía apendicitis. Hace poco, una mujer también por una apendicitis pasó por lo mismo en el hospital de San Pedro y terminó internada en Eldorado.