Yerba: Rechazan la desregulación del precio aunque la industria solo paga el oficial cuando escasea

SAN VICENTE. El sábado se llevó a cabo una reunión histórica para el sector yerbatero en la que convergieron los dirigentes de todas las asociaciones representativas de los productores pequeños y medianos de Yerba Mate de Misiones y tareferos, una instancia que hasta la fecha no había sido posible.

En esta ocasión, la intención del gobierno nacional de avanzar en una eventual desregulación del precio de la yerba causó rechazo, pero en realidad el mercado yerbatero se comporta como desregulado porque la mayoría de las industrias no respeta el precio oficial y paga lo que el productor está dispuesto a aceptar (y pone la firma), hasta menos de la mitad de lo fijado y con cheques a largo plazo, por lo que la discusión no debería pasar por ahí si no por lograr que la materia prima valga lo que tiene que valer, cosa que ocurre solamente cuando escasea por eventos climáticos, momento en donde los secaderos pagan más por temor a quedarse sin stock.

 

No obstante, todo aquello que sirva para la demagogia de algunos dirigentes, está a la orden del día y esto viene como anillo al dedo para marcar las diferencias políticas a favor, en lugar de responsabilizar a la Renovación que desde hace dos décadas no tiene ningún interés en introducir de manera seria (no repartir vacas en actos de campaña) un producto alternativo (como Río Grande do Sul o Paraguay con los granos) que reemplace en parte (solo en parte) a las tradicionales forzando a levantar los pagos en la materia prima restante. El año pasado, Argentina debió importar soja de Paraguay porque no bastó la cosecha nacional, mientras en Misiones los yerbateros y tealeros se lamentaban por el precio y cortaban las rutas como todos los años. Cabe recordar que los sectores rurales tan afectados, en cada sufragio electoral convalida al gobierno provincial con el 80 % promedio de los votos.

 

Durante la reunión, todas las asociaciones decidieran avanzar en una agenda común y unificada con puntos de coincidencia que requieren cambios urgentes en las políticas del sector, especialmente en torno al Instituto Nacional de la Yerba Mate.

También acordaron que, si llegaran a tener que tomar medidas de fuerza por no ser escuchados, esta vez serían coordinadas entre todas las asociaciones para asegurar la contundencia necesaria ante la gravedad de la crisis que atraviesan los productores y tareferos.

“Está claro que no permitiremos que se avance en ninguna desregulación, que sería inviable porque implicaría la desaparición de la actividad yerbatera en la provincia. Más allá de ese tema, consensuamos cuatro o cinco puntos bien concretos que necesitamos se modifiquen, y los vamos a reclamar en conjunto para no permitir que nuestras diferencias sirvan para desunir y atropellar al conjunto”, refirió el exdiputado y también dirigente agrario Héctor “Cacho” Bárbaro, uno de los asistentes a la convocatoria.

Entre los reclamos generales y unificados, coincidieron en exigir el cumplimiento del precio fijado en el laudo y que se convoque con urgencia la mesa de competitividad de la Yerba Mate; también reclamarán que se modifique el Estatuto del INYM para cambiar la forma de elección de representantes de la producción y de los tareferos, de modo tal de asegurar la representatividad y la democracia real, ya que consideran que en la actualidad los directores por la producción favorecen a los intereses de la molinería.

También plantearán la necesidad de la transparentar la aplicación de la corresponsabilidad gremial, que representa un esfuerzo económico fuerte para el pequeño productor, pero los tareferos siguen estando en negro, sin que se conozca el fin real de la recaudación. También exigirán que en 90 días el INYM registre y blanquee a todos los productores yerbateros, aun a quienes no tengan la titularidad registral de sus chacras. Es que el retraso en el blanqueo obliga a los productores a vender su producto en negro y a precio vil con lo que se posibilita el stock sin cumplir el precio laudado.

El dirigente del PAyS también explicó a la mesa los dos proyectos que presentó como legislador para mejorar el sector: la creación del Fondo Especial Yerbatero (FEY) y el centro de comercialización y acopio para la producción exclusivamente misionera.

Por su parte, el dirigente y productor Angel Oseniuk manifestó la necesidad de ser convocados por el gobernador para unificar criterios y posturas respecto de la intención nacional de desregular el precio de la Yerba Mate. También solicitarán audiencia con el Ministro de Agroindustrias Luis Miguel Etchevehere.

Estuvieron presentes en la reunión por la Asociación de Productores Agropecuarios de Misiones (APAM) Cristian Klingbeil; por la Asociación Civil Productores Yerbateros y Tareferos del Alto Uruguay Antonio Franza; por APYM el dirigente Cacho Bárbaro; Jorge Butiuk, de la filial local de la Federación Agraria Argentina (FAA); por la Asociación Civil de Productores Yerbateros del Norte (ACPYN) participó Ariel Stefen; la diputada Roxana Arguello, y los referentes zonales Angel “Cachito” Oseniuk, Carlos Zuberbhuller y Tito Feltan; Antenor Alvez, del sindicato de Tareferos de Jardín América; la Asociación Casa de la Familia Yerbatera con su referente  Martín Delian, entre otros representantes del sector.

“Es importante lo que logramos, sin personalismos y con el único objetivo de unirnos en beneficio del productor y del tarefero  para que paren los atropellos. Realmente sentimos que a partir de ahora va a cambiar  la relación de poder en el sector, porque si avanzaron en el abuso es porque estábamos desunidos” finalizó Bárbaro.