Tras alcoholizarse, se agredieron con un cuchillo de cocina y terminaron en el Samic