GARUPA. Es instructora de la Escuela Superior de Oficiales tiene 23 años y corría picadas con la moto de otra persona, sin carnet de conducir y con el seguro vencido. La oficial de policía conducía con gran velocidad la motocicleta Honda Titán de 150 cc, y encima de la gravedad del hecho, con el uniforme de la fuerza puesto. El episodio ocurrió durante el último martes sobre la ruta nacional 12 casi ruta 105 en Garupá, cuando la joven policía fue sorprendida por sus propios colegas.

En total fueron tres motociclistas que hacían corridas a altas velocidades en plena ruta nacional 12, y que fueron interceptados por la División de prevención de Delitos de la Unidad Regional X en inmediaciones al barrio Santa Helena de Garupá. Pero la joven instructora no era la única perteneciente a la fuerza sino que otro de los motociclistas, y que estaba al mando de una Motomel Fusión de 110 cc -de la que tampoco tenía documentos-, dijo ser un policía retirado. El tercer involucrado era un joven de 18 años, que como sus compañeros de corridas, tampoco tenía documentación de la motocicleta. Según Primera Edición, los corredores ilegales fueron trasladados a la Comisaría Quinta, y por la gravedad del incidente, le iniciaron un sumario interno a la instructora.